18 dic. 2008

“LOS HOCILES” EN PERERUELA


Fuimos al paraje de Los Hociles en Pereruela de Sayago. Es este un lugar agreste y a la vez dulce, uno de esos sitios en los cuales la mirada se acostumbra a la magnitud de lo que le rodea, que son grandes rocas de granito que a causa de los desprendimientos cubren el lecho del arroyo.

Para llegar seguimos caminamos unos 2 kilómetros, entre encinas y matorral, en los últimos tramos por campo a través junto a la rivera de la cual bebían algunas vacas sayaguesas. La senda no tiene dificultad ninguna, siendo además bastante vistosa; más de repente... el agua se transforma en piedra, pues las rocas tapan totalmente el arroyo, sólo en algunos recovecos se puede escuchar el sonido de sus aguas al deslizarse por la piedra.

Los Hociles, que tienen una extensión longitudinal de algo menos de un kilómetro, pueden observarse desde los tesos que los bordean, no siendo muy dificil subir a ellos, con el aliciente añadido de gozar de unas vistas grandiosas; otra opción, (por la que también nos decidimos nosotros) es caminar por ellos, recorriendo el cañón, esto sí entraña dureza pues el trazado es muy irregular y resbaladizo obligando a prestar atención máxima en el paso (con el firme mojado o helado es peligrosísimo) sin embargo la experiencia es recomendable.
Hay rocas de varios metros de altura, entre ellas grietas algunas profundas (sobretodo en la parte superior) una de ellas es conocida por los lugareños como La chimenea del diablo, no estamos seguros de dar con ella, podría ser un agujero angosto y vertical, situado al final del encajonamiento, calculamos unos 3 o 4 metros de caída.

Retomamos el camino bordeando el barranco, buena idea para otro día volver a intentar asegurarnos cual es la chimenea. A lo lejos se divisa el teso de Bárate, lugar donde según cuenta la leyenda estaba situada la cueva de Viriato, el célebre pastor lusitano que mantuvo en jake al todopodero ejército romano. Más despidiéndonos de cuevas y guerrilleros vamos pensando en preparar la próxima excursión.

No hay comentarios: